Inicio Nuestras firmas LA LEY OLIMPIA, VERDADERO ENFOQUE DE GÉNERO

LA LEY OLIMPIA, VERDADERO ENFOQUE DE GÉNERO

289
0

Por Hilda Solis Calderón

La nueva era de la digitalización y el incremento en el número y uso de redes sociales ha maximizado la ciberviolencia y el acoso digital, las redes sociales se han hecho parte de la vida de muchos de nosotros, y esto nos hace estar expuestos a violaciones a nuestra intimidad e integridad, mediante la publicación y/o exhibición de contenido no autorizado para ello; y es que es de saber la existencia de la Ley Olimpia, la cual no se refiere a una ley en sí, sino más bien al conjunto de reformas legislativas realizadas a diversos cuerpos normativos como el Código Penal Federal y la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia entre otras, y quien debe su origen y nombre a una mujer cuya lucha ha generado gran avance normativo en la regulación del contenido digital, y es que gracias a Olimpia Coral Melo, se logró penalizar conductas relacionadas con la violencia digital, precisamente después de una lucha moral y legal, Olimpia logro que el 5 de noviembre de 2020 el Senado de la República aprobara por unanimidad la Ley Olimpia, reformando así también la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia; es de reconocer los grandes esfuerzos de Olimpia en lograr un conjunto de reformas legislativas que tipificaran y sancionaran la violencia digital, es la única que ha logrado imponer la norma en una era digital poco regulada, al día de hoy son aproximadamente 29 Estados los cuales han replicado en sus códigos locales el delito de la violencia digital y el ciber acoso.

Podemos entender que la violencia digital consiste en actos de acoso, hostigamiento, amenazas, vulneración de datos e información privada, difusión de contenido sexual, que se hace mediante redes sociales sin consentimiento, y que atenta contra la integridad, libertad, vida privada y vulnera derechos humanos de las mujeres (o de cualquier persona), sin embargo es preciso aclarar que dicha Ley Olimpia ?así entendida? no se limita al contexto femenino entendido este como mujer, es una serie de reformas que no tienen género, y es que cualquier persona está expuesta y puede ser víctima de violencia digital, podemos destacar el verdadero enfoque de género en esta serie de regulaciones, me atrevo a decir que estas disposiciones normativas no tienen género, es lógico que al ser las mujeres las más atacadas por este tipo de violencia entendamos que la ley es exclusiva, pero no podemos cerrar la posibilidad de que solo las mujeres sufren este tipo de violencia, y con gran gusto recordaremos que en el Estado de Coahuila, específicamente en Saltillo, se dio la aplicación de la Ley Olimpia en favor de Diego Esteban, un hombre a quien su ex esposa vulnero en su intimidad y difundió material íntimo, difundiendo fotografías donde aparecía desnudo, compartiéndolas entre sus compañeros de trabajo, dejando como consecuencia su despido, siendo el primer hombre en México que se ha beneficiado de la lucha de muchas mujeres por hacer valer sus derechos y exigir justicia; y es que es aquí donde debemos hacer una pausa, y reconocer que no se trata de una lucha entre géneros, puesto que la ley no tiene género, la Justicia no tiene género, el Derecho no tiene género, aunque podemos observar matices patriarcales, considero que es un verdadero logro que existan disposiciones normativas creadas por mujeres fuertes, que lograr rebasar la ideología de género, y que por el contrario más de ser exclusivas permiten lograr un equilibrio entre hombres y mujeres que han sido violentados.

La disposición normativa es muy clara, y se reconoce la labor y enfoque de género de la Jueza Penal Griselda Elizalde, quien vinculo a proceso a la expareja de Diego Esteban, y me permitiré replicar las palabras de Diego: “Así como las mujeres lo han logrado, los hombres también levanten la mano en el momento que estén sufriendo violencia porque el machismo nos está afectado a todos. Ese machismo que le dice al hombre “tú aguántate, tú cállate, tú no expreses nada, debes aguantar, debes ser machito”.

En una sociedad que ha impuesto históricamente cargas y roles de género muy estrictos, debemos avanzar y reconocer la igualdad, y es ese el verdadero sentido de la norma, reconocer que los derechos no tienen colores ni género, es avanzar en la construcción de una sociedad más justa y pacífica. Lejos de reconocernos distintos, eliminemos las brechas para acceder a un Estado de Derecho más humano, más real y más actual.


Mtra. Hilda Solis Calderón

Abogada Penalista.

Facebook: Hilda Calderon