Inicio Mundo Le condenaron a 170 años por crímenes que no cometió. Sus abogados...

Le condenaron a 170 años por crímenes que no cometió. Sus abogados dicen que podría volver a suceder

23
0
Vía: Especial
Carlos Edmilson da Silva cumplió 12 años en Brasil antes de ser liberado, después de que una práctica policial ampliamente utilizada condujera a un arresto falso.

Carlos Edmilson da Silva ya había cumplido tres años de prisión por un delito que no había cometido cuando fue arrestado en la ciudad brasileña de Barueri y acusado de una serie de horribles violaciones.

Su rostro apareció en periódicos y reportajes de televisión, donde lo apodaron el “maníaco de Castello Branco”, en honor a la carretera donde 12 mujeres habían sido violadas durante dos años.

A los 24 años fue condenado en el primero de los 12 casos. Al final de los juicios, había sido sentenciado a un total de 170 años de cárcel, donde pasó 12 años, antes de que las pruebas de ADN revelaran que otro hombre había sido responsable de los crímenes.

Da Silva fue liberado a principios de este mes y, ahora con 36 años, está tratando de reconstruir su vida.

Pero su abogado advirtió que el procedimiento policial que condujo a su arresto todavía es ampliamente utilizado por los detectives brasileños y aceptado por fiscales y jueces.

Todas las condenas de Da Silva se basaron en el reconocimiento fotográfico, en el que a las víctimas se les mostraba su fotografía policial y se les preguntaba si creían que él era el perpetrador.

Ahora, hay llamados para que se descarte la técnica, en medio de una creciente evidencia de que perpetúa los prejuicios raciales y ha llevado a errores judiciales .

Sólo en 2023, el Tribunal Superior de Justicia (STJ) de Brasil, el máximo tribunal del país en cuestiones inconstitucionales, revocó 281 sentencias en las que los acusados habían sido condenados erróneamente debido a errores en el reconocimiento de fotografías, según un estudio dirigido por el magistrado del STJ Rogério. Schietti.

“Aceptamos una especie de amateurismo en las investigaciones. Estamos satisfechos con tan poco para condenar a personas a penas de prisión elevadas”, afirmó Schietti.

Da Silva fue arrestado por primera vez en 2006 por robo y su fotografía pasó a formar parte de un álbum de fotografías policiales.

En 2006 y 2007, cuatro mujeres fueron violadas en Barueri, a 30 kilómetros de São Paulo. Según la abogada de Da Silva, Flávia Rahal, a una de las víctimas se le mostró la fotografía de Da Silva y lo identificó erróneamente como su agresor. Pasó tres años en prisión hasta que una prueba de ADN demostró que era inocente y fue puesto en libertad.

“Pero su foto permaneció en el álbum”, dijo Rahal.

Entre 2010 y 2012, 12 mujeres más fueron violadas entre Barueri y la vecina ciudad de Osasco, y Da Silva fue nuevamente arrestado.

Durante el juicio, uno de los detectives investigadores le contó al tribunal cómo Da Silva se había convertido en su principal sospechoso. “Ya lo había detenido en 2006 por el mismo delito. Le tomé una foto y llamé a las víctimas para que lo reconocieran porque las características siempre coincidían con él”, dijo Janderson de Alencar en imágenes obtenidas por TV Globo.

Pero las “características” del violador eran simplemente que era un “hombre negro de estatura media”, dijo Rahal.

“Los investigadores mostraron a las víctimas una fotografía de él como único sospechoso”, dijo. “Como resultado, una ‘identificación’ llevó a otra; un cargo llevó al siguiente; y una convicción llevó a la siguiente”.

Durante su juicio, el fiscal Vagner dos Santos Queiroz sostuvo que violadores y ladrones tienen “un tipo físico y un rostro común”.

“De hecho, debe haber pocas víctimas violadas por dobles de Brad Pitt, Daniel Craig y George Clooney”, escribió, mencionando sólo a actores blancos.

Hace cuatro años, el Proyecto Inocencia Brasil, del que Rahal es director fundador, se dio cuenta de las deficiencias del caso, entre ellas la de que nunca se habían realizado pruebas de ADN.

Cuando se completaron esas pruebas, los resultados no sólo aclararon a Da Silva sino que también revelaron la identidad del perpetrador: un hombre que ya estaba en prisión por robo.

El 16 de mayo, el STJ ordenó la liberación de Da Silva y anuló todas sus condenas. En su fallo, el juez Reynaldo Soares da Fonseca dijo que los métodos de fotoreconocimiento ignoraban la ley brasileña, que sólo permite esa práctica bajo reglas específicas.

Schietti, el juez del Tribunal Supremo, que no participó en el juicio pero estudia el tema, dijo que las fotografías deberían utilizarse como último recurso.

“Pero en muchos casos, el detective sólo muestra la fotografía del que considera culpable”, afirmó. “Y normalmente es un hombre negro”.

Desde su liberación, Da Silva se mudó a un lugar remoto lejos de la ciudad, dijo su abogado. Según Rahal, “está intentando reinsertarse en una sociedad muy diferente a la que conocía”.

Ella dijo: “Lo triste de este caso es que 12 mujeres fueron violadas y, cuando el Estado actuó, castigó a una persona inocente… Nadie gana con esto, y al final, la sociedad pierde”.

Da Silva ha hecho sólo un comentario público desde su liberación, contándole a TV Globo sobre sus planes inmediatos: “Conseguir un trabajo y recuperar el tiempo perdido”.

Tiago Rogero – The Guardian

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí