Inicio Sin categoría ¿Se nace delincuente? Una nota psicosocial. Segunda parte

    ¿Se nace delincuente? Una nota psicosocial. Segunda parte

    182
    0

    En la nota pasada se explicaron varias teorías donde cada autor defiende su postura y a su manera trataron de demostrar por qué llegaron a tales conclusiones, en ellas pudimos conocer y entender un poco más que no basta con solo tomar en cuenta aspectos como la personalidad, la psique, la posición económica, el medio social que nos rodea, la relación que existe con los factores biológicos y físicos de los asesinos, entre otras.

    Después de abordar varias posibilidades se intentó llegar a una conclusión que nos dejara más claridad sobre una repuesta a esta disyuntiva si las personas nacen con esta característica o se van adquiriendo con el paso del tiempo.

    De los últimos estudios que se abordaron fueron los del neurocientífico James Fallon donde explica que el 30% está en la biología y genética y el otro 70% está en la crianza y su carencia. ¿Cómo llegó a esta conclusión Fallon? Este neurocientífico llevaba años dedicándose a analizar los cerebros de los criminales hasta que un día tuvo que examinar tomografías de criminales y debía diferenciar las tomografías de personas sin historial delictivo, incluyendo la de él.

    Al llegar al apartado de las personas que no tenían ningún crimen en su historial encontró un escáner que era de un criminal, por lo que procedió a quitarle la etiqueta de confidencial y traía el nombre del científico. Pasaron unos meses cuando le comento lo sucedido a su madre y ella le explico que en la familia hubo siete asesinos y al investigar estos asesinatos observo que todos fueron cometidos de manera sanguinaria.

    La psicopatía es un trastorno de la personalidad donde se observa que son manipuladores y mentirosos por excelencia, pueden ser los más encantadores y a la vez se mantienen extremadamente fríos ante situaciones de estrés; son impulsivos, no conocen la culpa y nunca se arrepienten de nada, se clasifican en psicópatas primarios, psicópatas secundarios y los psicópatas inestables emocionales.

    El psicópata primario es el que así nace. Es como una caja de explosivos que en cualquier momento puede detonar y no necesita estar influenciado por externos negativos y no sienten empatía alguna por nadie y desde la infancia suelen presentar ciertos patrones de conducta distintivos. No siempre acaban siendo asesinos, estos sujetos tienen esa posibilidad de crecer y evolucionar de la forma más normal si es que tienen una niñez lejos del maltrato y la violencia.

    El psicópata secundario tiende a sentirse culpable por sus actos y ese desequilibrio provoca inquietud, ansiedad, incomodidad, preocupación y angustia, por lo que todo esto lo lleva a padecer grandes crisis antes y después de cometer actos violentos que no pueden controlar. No soportan el aburrimiento y nada les satisface; necesitan sentir cada vez más adrenalina, son impulsivos e impacientes por eso no dejan pasar mucho tiempo entre víctima y víctima; suelen ejercer violencia para mostrar su poder y dominación.

    Los psicópatas inestables emocionales sufren de un trastorno de la personalidad de origen biológico y suelen ser muy diversos que podemos encontrar en su nivel de autoestima para poder identificarlos; el psicópata depresivo son personas que ven solo el lado trágico de la vida, suelen auto reprocharse constantemente y buscan víctimas que sufran lo mismo que ellos para no sentirse solitarios; el psicópata inseguro son depresivos con remordimiento y falta de confianza y los ataques que tienen son a causa de rabia y celos incontrolados; psicópatas manipulables es el más común de ver en criminología, no tiene voluntad propia por lo que necesitan de otra persona que actué por ellos; psicópata asténico solo ven por ellos y eso es lo único que les preocupa pero suelen fallar ya que tienden a sufrir desordenes en la memoria y la concentración, son cobardes y la paranoia marca sus crímenes.

    Los subgrupos de psicópatas con estima alta son: psicópatas hipertímicos. Son personas de temperamento alegre pero poco profundo, son de poco fiar, muy manejables y descuidados, no tienen autocontrol por lo que son muy violentos; los psicópatas fanáticos suelen unirse a grupos violentos que están en contra de las normas sociales y de la ley; los psicópatas lábiles son personas muy irritables y tienen muy fuertes cambios de humor; psicópatas explosivos es muy fácil que estos sujetos respondan con mucha violencia fácilmente, son coléricos e irritables; psicópatas desalmados son personas sin reacción alguna ante el sufrimiento ajeno y son incapaces de experimentar compasión, vergüenza y culpa y por ultimo están los psicópatas sexuales, estos sujetos poseen una fuerte obsesión sexual que es incontrolable.

    Ahora la pregunta más importante si la psicopatía es una cuestión de genética, esto quiere decir que entonces ¿se nace criminal?

    Y la respuesta más apta que encontramos es que hay genes que están asociados a la violencia y con una baja empatía emocional, este gen es más habitual que se encuentre en los hombres ya que generalmente están vinculados al cromosoma. Estos genes son todos los explosivos dentro de una caja, pero el cerillo que va a encenderlos es el entorno y lo es desde la infancia, por lo que pareciera que un criminal se hace.

    Salvo por un trastorno del que no hemos hablado y es el trastorno de identidad disociativo, mejor conocido como trastorno de personalidad múltiple. Este trastorno provocado por acontecimientos altamente estresantes ocurridos durante la infancia puede llegar a impedir a algunos niños la integración de sus experiencias en una identidad única que supone una desconexión y falta de continuidad de pensamientos, recuerdos, entornos, acciones e identidad y es caracterizado por la presencia de dos o más personalidades distintas donde cada uno puede tener un nombre, una historia y características personales propias. Estas personas sufren de comportamientos destructivos o impulsividad y su estado de ánimo suele tener altibajos emocionales, ansiedad, sensación de desconexión con uno mismo y también tienen lagunas mentales (David Spiegel).

    Un ejemplo muy claro de un criminal nato es Billy Milligan, este criminal estadounidense de solo 22 años fue detenido por secuestro, robo y violación de tres mujeres en el campus de la Universidad de Ohio; su defensa encontró en el proceso de su evaluación psiquiátrica que Milligan declaro que los responsables de tales crimines habían sido Ragen, quien era el responsable de haber robado dinero y Aldana fue la persona que había violado a las mujeres del campus y así hasta llegar al final de la evaluación con ocho distintas personalidades adicionales.

    Milligan era Ragen y también Aldana.

    Al final de todo el proceso, Milligan fue declarado no culpable, por razón de locura, de nueve cargos criminales y siendo así el primer caso en el que se declara no culpable por demencia con base en el trastorno de personalidad múltiple.

    Los graves abusos físicos y sexuales ocasionados a Billy en la infancia por su padrastro provocaron que si personalidad se fragmentara en 10 y más tarde en 24 personalidades separadas que escasamente tenían conocimiento de las acciones de los demás. Ante toda esta situación, la familia de Milligan fueron testigos que confirmaron todos los abusos que había sufrido por parte de su padrastro.

    Pasaron muchos años para que después de habitar en distintas cárceles, psiquiátricos, intervenciones y exámenes, se declaró no peligroso y fue puesto en libertad.

    Mi conclusión es una excepción a nuestra conclusión donde todos somos rescatables si se nos educa fuera de un ambiente violento.

    ¿Usted amigo lector, que piensa? ¿El delincuente nace o se hace?


    Liliana Baltazar Samayoa Pimentel

    Psicóloga y abogada.

    X: @BalsapiL
    Facebook: LiLi Balsapi
    Instagram: lilibalsapi

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí