Inicio Nuestras firmas DELITO, ARTE Y DERECHO DE PERTENENCIA

DELITO, ARTE Y DERECHO DE PERTENENCIA

166
0

Por Diego Maximiliano Galicia Naranjo

Históricamente la línea trazada entre el arte y un delito suele ser tanto delgada al punto de ser borrosa, ¿cuántas cosas que empezaron como una manera de señalar la marginalidad terminaron aparte de populares, consideradas obras de arte?; entre los ejemplos más grandes se encuentran los tatuajes.

Así como los tatuajes, los grafitis nunca han dejado de ser un tema controversial; a pesar de existir desde la antigua Roma, su verdadero auge comienza en los estados unidos alrededor de los años 60’s como una práctica artística que buscaba ser vista y transmitir diversos mensajes, desde dibujos y obras artísticas en un mural hasta mensajes políticos importantes que se deseaba que toda la población se enterara.

El graffiti es un concepto que va más allá de dibujos o mensajes en una pared, por lo que es necesario entender lo complejo que puede ser el arte urbano, pues a partir de la década de los 90 se empezó a utilizar ese término en el mundo. Sin embargo, no siempre ha sido considerado como algo “bueno” o “bonito”, solo basta tener en consideración que en 2016 Avelina Lésper publicó en milenio “El vandalismo del graffiti es cada vez más violento. No es pintura mural, no es arte y tampoco es obra de ningún tipo, ni “expresión”, es simple delincuencia”.

Y en cierta medida tiene razón pues el código penal de la Ciudad de México en su artículo 239 contempla el daño a la propiedad de la siguiente manera: “Al que destruya o deteriore una cosa ajena o una propia en perjuicio de otro”.

Es decir, mientras un graffiti sea considerado por el dueño de la casa donde se coloque como algo no deseado puede ser considerado como un acto que deteriora la pintura de la pared.

Mientras que Banksy, uno de los representantes más destacados del arte urbano menciona “Las personas que dirigen nuestras ciudades no entienden el graffiti porque piensan que nada tiene derecho a existir a menos que genere ganancias” y, “es una sensación muy frustrante que se obtiene cuando las únicas personas con buenas fotos de su trabajo son el departamento de policía” En la última frase, banksy relata de manera adecuada y honesta como el mundo del arte es injusto, simplemente porque el graffiti no necesita dinero para hacerlo, educación para entenderlo o tarifa de admisión para ejercerlo.

Entre lo que exponen Avelina Lésper y Banksy hay algo claro: la manera de percibir el grafiti como arte o delito depende del consumismo y la óptica en la que se observe. Qué curioso cómo el graffiti puede ser percibido como un delito y una ofensa cuando no sabes quien ha hecho el trabajo, mientras que decenas de personas serían capaces de arrancar el muro si saben que un artista como Blek le Rat, bansky o kobra es quien pintó sobre ella.

En los últimos lustros el graffiti o arte urbano ha tomado bastante fuerza a nivel global, derivado de la fuente de ingresos que genera por turismo. Actualmente en las páginas de turismo existen propuestas de tours o espacios dedicados al graffiti, por ejemplo, el bushwick collective de Nueva York; Wynwood Walls en Miami o comuna 13 en Colombia, en este último trayendo consigo una derrama económica para la comuna donde se libró una ola de violencia inimaginable, dando como consecuencia una aceptación social y valoración del derecho de pertenencia de las personas que radican en dicha comuna.


Lic. Diego Maximiliano Galicia Naranjo

Abogado Penalista en Cuenca Abogados y Asociados; Docente de Derecho Penal y Sistema Penal Acusatorio.

Twitter: @DIEGOGA03277931

Referencia bibliográfica:
? https://www.milenio.com/opinion/avelina-lesper/casta-diva/graffiti-delito-y-complicidad

? Graffiti – Concepto, historia y tipos de graffiti. (s. f.). Concepto. Recuperado 21 de julio de 2022, de https://concepto.de/graffiti/

? Historia del graffiti. (s. f.). Historia del Graffiti. Recuperado 21 de julio de 2022, de http://www.estudiantes.info/grafitti/historia_graffiti.htm