Inicio Nuestras firmas PROCURACIÓN DE JUSTICIA PARA LAS MUJERES

PROCURACIÓN DE JUSTICIA PARA LAS MUJERES

218
0

Por Alberto Francisco Garduño (*)
Twitter @albertofco9

El mundo entero y nuestro país transitan por una época convulsa, pese al asomo a un periodo de tregua por la pandemia de Covid-19, la inflación golpea el bolsillo de las personas, los conflictos geopolíticos de gran calado alimentan las discusiones internacionales y todo acaba repercutiendo en la economía mundial, las economías regionales, nacionales y locales en detrimento de cualquier forma de desarrollo.

La crisis económica que enfrentamos a raíz de la pandemia presenta una diversidad de efectos cuya profundidad y estragos son más hondos que sus antecesoras surgidas en los años 1929-1930 y 2007-2008. La crisis originada por la pandemia es un “catalizador” de la desigualdad económica y la desigualdad y violencia de género.

Entre las consecuencias económicas de las Guerras Mundiales esta la incorporación de las mujeres a actividades económicas que, en otro tiempo, hubieran sido desempeñadas únicamente por hombres, sin embargo, la enorme demanda de algunos satisfactores y la elevada participación de hombres en los conflictos bélicos, incentivó la participación de mujeres en una variedad de labores, lo cual, trajo aparejado progreso para su desarrollo e independencia.

Las mujeres históricamente se han encontrado en una situación de desventaja creada artificialmente y reproducida a través de generaciones, misma que se busca erradicar cada día con mayor intensidad, gracias a los movimientos feministas y al grueso de la población, quienes desde su actuar cotidiano impulsan herramientas como las perspectivas de derechos humanos, antidiscriminatoria y de género con las cuales se dan pasos firmes en la ruta de la igualdad.

En el camino de la igualdad, se presenta la interseccionalidad para recordarnos lo vital de reconocer integralmente a cada ser humano y que las categorías sospechosas son instrumentos útiles en algunos casos para facilitar el ejercicio y goce de derechos, no para ser “motivos” de discriminación o cualquier clase de agresión. Las mujeres no sólo se defienden contra los prejuicios derivados del género, también con los que se originan por su situación migratoria, estado civil, origen étnico, color de piel, edad, situación de salud, situación social, situación económica, embarazo, por mencionar algunas. Con la pandemia, las situaciones de violencia contra las mujeres se maximizaron.

Las y los especialistas ya precisaron que una de las fuentes de origen de la desigualdad económica es la desigualdad de género y que la primera de ellas, no se podrá reducir en tanto la participación de la mujer en la actividad económica continúe siendo restringida, retribuida de manera diferente e injusta, o se le orille al trabajo en condiciones no dignas. A lo anterior, se debe sumar el clima de violencia e impunidad que enfrentamos todas y todos; pero, que desde hace ya varias décadas se ha focalizado en contra de las mujeres. Estos hechos han dado pie a respuestas desde el ámbito jurídico, entre las que destacan:

  • Normatividad: Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres[1], Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia[2], Ley del Instituto Nacional de las Mujeres[3];
  • Instituciones: creación de secretarias de la mujer e institutos de la mujer;
  • Protocolos de atención;
  • Cursos y capacitaciones.
    Es la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia el instrumento que da origen a la “Alerta de violencia de género contra mujeres” uno de los mecanismos de intervención directa que busca atender el problema desbordado de la violencia feminicida de manera eficaz[4]; en el tenor de dar cumplimiento y mostrar avances, las diferentes autoridades que se ven vinculadas para trabajar por erradicar ese clima de violencia exponen públicamente sus avances.
    En ese sentido, considero relevante e interesante mencionar lo expresado por la Fiscal General de la Ciudad de México, Ernestina Godoy Ramos, quien en un mensaje ofrecido a medios de comunicación el 14 de febrero de 2021, dio cuenta de los resultados obtenidos por la Fiscalía en la semana del 29 de enero al 9 de febrero en el rubro del combate a la violencia contra la mujer. En dicho mensaje, la Fiscal General destacó la numeralia de delitos perpetrados en contra de niñas, adolescentes y mujeres, siendo la violencia familiar, la violación, el abuso sexual, el feminicidio y el delito contra la intimidad, los presentes en esta declaración. Además, realizó comentarios sobre cuatro casos que estimó importantes y concluyó con un llamado a las habitantes de la Ciudad: “ténganos confianza, denuncien, estamos preparadas para protegerlas, para investigar y para abrirles la puerta de la justicia.”

El mensaje de la Fiscal General es importante y necesario, desde mi punto de vista los resultados del trabajo de la Fiscalía son más que números y en asuntos tan sensibles, la difusión y el acercamiento público para comentar los avances contribuye a sanear y conciliar la falta de confianza en las autoridades; desde luego, el camino para erradicar la impunidad es larguísimo, pero con acciones firmes se transita hacía él. El llamado de la Fiscal General es en esencia una invitación a la denuncia y podría añadir, a la denuncia también de los servidores públicos que no cumplen a cabalidad con sus encargos y acaban contribuyendo, no a la justicia, sino a la impunidad.

Gracias por tomarte el tiempo de leer.

(*) Profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México.
[1] Diario Oficial de la Federación 02/08/2006, última reforma publicada 21/10/2021.
[2] Diario Oficial de la Federación 01/02/2007, última reforma publicada 01/06/2021.
[3] Diario Oficial de la Federación 12/01/2001, última reforma publicada 20/05/2021.
[4] Para saber más sobre la “Alerta de violencia de género contra mujeres” se puede consultar el sitio en internet que el Gobierno de México dispuso para explicar detalladamente el tema, https://www.gob.mx/inmujeres/acciones-y-programas/alerta-de-violencia-de-genero-contra-las-mujeres-80739