Inicio Nuestras firmas OPINIÓN: UN CAPRICHO DE REFORMA ELECTORAL

OPINIÓN: UN CAPRICHO DE REFORMA ELECTORAL

130
0
INE

Por Avryl Rodríguez Granados

En los próximos días, se discutirá un tema de trascendencia nacional en México y del que seremos testigos millones de personas, la lucha por la democracia o un retroceso de la misma.

La reforma planteada por el ejecutivo advierte diferentes modificaciones al Instituto Nacional Electoral y a la realización de las elecciones, entre las que destacan: la transformación del INE al INEC (Instituto Nacional de Elecciones y Consultas), la disminución de 11 a 7 consejeros electorales, la designación de los consejeros a través del voto popular, la disminución de recursos, la eliminación del financiamiento a partidos políticos para actividades ordinarias, así como la desaparición de los legisladores uninominales.

¿Esto qué significa? Que al parecer hay una intención de retroceso por parte de los promotores de esta reforma en las atribuciones de la autoridad electoral. La propuesta de reforma electoral no representa un avance en la democracia, sino un retroceso al México de los 70s y a su régimen político social que tanto nos costó superar.

Considero que no se puede estar a favor de una reforma que atrase el proceso de democratización del constitucionalismo moderno en el que vivimos, si conocemos el pasado electoral y la lucha por la democracia que la historia misma nos ha proveído.

Estar a favor de la propuesta de reforma significa varias cosas: la primera, un interés partidista, la segunda, una falacia ad verecundiam, es decir, creer ciegamente la afirmación de un argumento, en este caso la veracidad del “bien” de la reforma, por el simple hecho que su emisor, el ejecutivo, tiene una autoridad, y tercera, la falta de información del antes y después histórico en materia electoral.

Hablemos de historia.

Revolución Mexicana 1910, este suceso deja un México fragmentado en grupos, una crisis política y un deseo de justicia social. La Constitución de 1917 buscó unión mediante la centralización del poder, planteó un gobierno fuerte, tal vez un poco autócrata, donde su figura más importante fuera el ejecutivo, que la forma de gobierno se revistiera de un hiperpresidencialismo que otorgara numerosas facultades al presidente como jefe de Estado y de gobierno. La conocida dictadura perfecta del PRI con su auge en el Maximato fue producto de un poder desmedido, donde las elecciones las organizaba la Secretaría de Gobernación y donde “ya se sabía quién iba a ganar”. Fue hasta 1977 cuando se da la primera reforma electoral y el reconocimiento en el marco legal de la pluralidad de partidos políticos. Posteriormente en los 90s, el IFE como autoridad autónoma, retoma las riendas en la organización de los procesos electorales, el PRI pierde la mayoría absoluta en Cámara de Diputados, y para el 2000 se da la primera transición del poder Ejecutivo.

Ahora bien, haciendo una crítica constructiva sobre la reforma electoral:

Primero, ¿por qué la necesidad de reducir los costos del INE siendo que ya se hizo un recorte presupuestal este año? La democracia cuesta, y cuesta por todas las atribuciones del INE que no tiene ninguna institución a nivel mundial: supervisa procesos locales, capacita, fiscaliza a partidos, organiza elecciones, otorga la credencial para votar, administra tiempos de radio y televisión, y muchas más facultades. Todo esto genera confianza, si se abarata el presupuesto, se abarata la calidad de la institución.

Segundo, la designación de los consejeros electorales por medio del voto popular, ¿no se supone que el INE garantiza imparcialidad en su actuar al no tener intereses partidistas en sus decisiones? ¿De dónde creen que saldrán los recursos para que los candidatos a consejeros hagan sus campañas electorales? Pues de los partidos políticos, partidos que manejarán a su antojo a los Consejeros Electorales.

Tercero, la desaparición de los legisladores uninominales. La apuesta por un esquema de representación proporcional que beneficia al partido mayoritario por tener un esquema estatal.

La Comisión de Venecia, que lleva años trabajando con el INE, emitió en días anteriores una resolución respecto a su criterio de la aprobación de la Reforma Electoral en México. Mencionan que: “Cambiar un sistema que funciona bien en general y que goza de la confianza de los diferentes actores electorales sobre la base de varios ciclos electorales y años de evolución democrática conlleva el riesgo inherente de socavar dicha confianza. Las enmiendas propuestas a la Constitución no ofrecen suficientes garantías de la independencia e imparcialidad. El procedimiento propuesto para la elección directa de los Consejeros del INEC y jueces del Tribunal Electoral debe ser reconsiderado, ya que no se ajusta a las normas internacionales y a las mejores prácticas en el ámbito electoral, que prescriben que debe haber una representación equilibrada de las diferentes fuerzas políticas en los órganos de administración electoral (construidos de forma estricta o proporcional). Los miembros de estos órganos deben ser imparciales y profesionalmente competentes y, por lo tanto, no se les debe permitir hacer campaña (presentarse como candidatos en las elecciones directas).” [1]

En conclusión, estamos frente a un capricho de Reforma Electoral donde la verdadera intención es un retroceso en el sistema electoral mexicano para el beneficio de la actual mayoría, que regresemos a un hiperpresidencialismo autorregulado donde parte de sus facultades sea el control de la organización de las elecciones bajo el disfraz de la voluntad del pueblo, donde ya no exista credibilidad en las elecciones, donde se erradique la autonomía del INE y del Tribunal Electoral (TEPJF).

Es irónico, que se busque la eliminación de un organismo constitucional autónomo que, por la vía democrática, administró las condiciones para que la certeza, sea la realización de las elecciones, y no el resultado, como en el pasado. México no puede regresar a la época de “libertades limitadas y elecciones a modo del gobierno». [2]

Citas.
[1] Turner, B. (2005). Council of Europe. En The Statesman’s Yearbook (pp. 55–57). Palgrave Macmillan UK. https://www.venice.coe.int/webforms/documents/?pdf=CDL-AD(2022)031-spa pdf. OPINIÓN SOBRE EL PROYECTO DE ENMIENDAS CONSTITUCIONALES SOBRE EL SISTEMA ELECTORAL p.17
[2] La reforma electoral del gobierno, es una regresión absoluta. IETD. Recuperado el 31 de octubre de 2022, de https://ietd.org.mx/la-reforma-electoral-del-gobierno-es-una-regresion-absoluta/


Avryl Rodríguez Granados

-Estudiante de Facultad de Derecho UNAM
-Diploma en “Congreso Nacional de Derecho Civil”
-Foro “Hablemos de México” Encuentro Juvenil 2021
-Apasionada del Derecho Constitucional y Derecho Penal
-Fundadora del “Curso de Introducción a la Licenciatura en Derecho” Julio 2022
-Tenista en Hacienda Resort Fitness Center

Twitter: @avryl_rg
Instagram: @avryl_rg
Correo: avryl.uclg@gmail.com

Artículo anteriorLA DECIMOSEXTA LETRA Y SUS EFECTOS JURÍDICOS
Artículo siguienteLA OBLIGACIÓN DE LA LIBERTAD EN LA ETAPA DE INVESTIGACIÓN INICIAL

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí