Inicio Escena del crimen ¿Accidente u homicidio? CDMX deja sin registro más de 6 mil muertes...

¿Accidente u homicidio? CDMX deja sin registro más de 6 mil muertes violentas desde 2019

1147
0
Crédito: Octavio Hoyos

*El subregistro es mucho mayor que el del resto del país, revela INEGI; especialistas advierten que bajas de homicidios en la capital que presumen autoridades no es confiable.

Por: Arturo Ángel

Entre 2019 y 2022 poco más de seis mil personas murieron en circunstancias violentas en la capital del país. Sus cuerpos fueron hallados con golpes, heridas, huellas de lesiones o contusiones y, en algunos casos, hasta con disparos de arma de fuego. Sin embargo, sus casos no aparecen en los registros de víctimas de homicidios, suicidios o accidentes de algún tipo ocurridos en la Ciudad de México.

Datos oficiales de mortalidad de INEGI revisados por este medio muestran que, en el actual sexenio, la capital del país ha dejado sin clasificar entre el 25 y 45 por ciento de las muertes en condiciones de violencia que se registran cada año. Una proporción atípica y mucho mayor a la de otros estados donde, dicho promedio, no sobrepasa el siete por ciento.

Este fenómeno, como lo muestran los datos oficiales, ya ocurría en años previos en la capital, pero se ha mantenido y profundizado. De hecho, en 2019 (primer año de la administración de la exjefa de Gobierno y hoy potencial candidata a la presidencia de Morena, Claudia Sheinbaum) casi la mitad de todas las muertes en circunstancias violentas se quedaron fuera de los registros de homicidios o accidentes, un porcentaje superior al de cualquier otro año. Expertos en temas de estadística y seguridad consideran que este nivel de subregistro resta veracidad a los indicadores de baja de homicidios que se reportan.

La información de INEGI arroja que, en un periodo de cuatro años, de 2019 a 2022, un total de 17 mil 10 personas perdieron la vida en la ciudad en circunstancias violentas. Es decir, no se trató de una muerte por causa natural como puede ser una enfermedad sino de un factor externo que sufrió la persona y ocasionó que perdiera la vida.

Ese total se divide en distintas categorías: muerte por homicidio, muertes por suicidio o muertes por accidente (como puede ser un atropellamiento o un choque). Pero hay otra categoría denominada “evento de intención no determinada” donde, por alguna razón, el médico legista o perito no identificó si las lesiones que la persona sufrió fueron resultado de una agresión premeditada o auto infringida, o resultado de algún percance.

Es justo en esta categoría donde Ciudad de México incluyó a 6 mil 36 víctimas de las 17 mil que perdieron la vida en los últimos cuatro años. Dicho en otras palabras: las autoridades de la ciudad dejaron sin clasificar la causa de muerte del 35 por ciento de las personas que perdieron la vida en circunstancias violentas de 2019 a 2022. Es, por lo menos, 1 de cada 3 casos.

No ocurre este fenómeno a nivel nacional. En este mismo periodo en todo el país se contabilizaron 336 mil 183 muertes en condiciones de violencia, de las cuales 23 mil 765 fueron incluidas en esta categoría de “evento de intención no determinada”. Es un promedio del siete por ciento del total, es decir, cinco veces menos a lo que la capital del país registra por sí sola.

Si lo revisamos por año los datos arrojan que, en 2019, de las 4 mil 624 muertes en condiciones de violencia 2 mil 179 – el 47 por ciento – quedaron en la categoría de causa no determinada. Fue prácticamente la mitad de todos los decesos, y un porcentaje aun superior al 41 por ciento que se había registrado en 2018.

Para 2020, año del surgimiento de la pandemia sanitaria, el porcentaje de muertes violentas por causas no determinadas en la CDMX bajó a un 25 por ciento. Pero en 2021 creció a 31 por ciento y en 2022 escaló hasta un 38 por ciento según los datos de mortalidad general revelados por el INEGI en esta semana.

En el caso específico de 2022, los 1 mil 549 casos de muertes por causas no determinadas en la capital del país prácticamente duplican a los que sí se incluyeron en el renglón de homicidios (747). Y. como ya se dijo, en comparación con el total de muertes en situaciones violentas ese año (4 mil 110), es casi un 38 por ciento.

La segunda entidad que el año pasado presentó una mayor proporción de este tipo de muertes que son colocadas en el apartado de la no identificación de la causa fue el estado de México, con un 15 por ciento, que no es ni la mitad de lo que ocurre en Ciudad de México. Y después se ubican otros estados con un porcentaje mucho menor, y que en algunos casos como el de Baja California Sur roza el cero por ciento.

¿Y qué lesiones tenían?

Información proporcionada por INEGI muestra que, de los casos de muertes por causas no determinadas en 2021 en la capital del país, poco más del nueve por ciento presentaban heridas por arma de fuego; cerca del 14 por ciento señales de ahogamiento, estrangulamiento o sofocación; un tres por ciento heridas con algún tipo de objeto o cuchillo; entre otro.

Destaca que en casi 70 por ciento de los casos tampoco está clasificado el mecanismo que provocó la lesión de la persona y su muerte posterior.

De lo que hay certeza, como muestran los datos, es de que un factor externo causó la muerte de la persona y no una circunstancia natural. Sin embargo, al no identificarse cual, los casos quedan en este grupo y, por ende, las clasificaciones de homicidios, accidentes o suicidios presentan un lógico subregistro.

¿Incompetencia masiva o corrupción?

De acuerdo con INEGI las muertes que se registran en la categoría de eventos de intención no determinada son aquellos donde la información asentada en los certificados de defunción no permite establecer el origen de las lesiones que llevaron a la muerte de una persona. Se trata de una identificación que debería estar precisada por los especialistas de servicios periciales que atienden cada caso.

Aunque se estima que puede haber casos complejos, la irregularidad en Ciudad de México radica en que su proporción de casos que quedan sin determinar es significativamente mayor a la de cualquier otra entidad federativa. Lo cual, según los especialistas, solo puede obedecer a un fallo masivo en las mecánicas de trabajo en la ciudad o a actos deliberados de corrupción.

Edgar Vielma, quien hasta el año pasado fue Director General de Estadísticas Sociodemográficas de INEGI, había alertado desde julio – cuando se dieron a conocer datos preliminares de defunciones de 2022 – que el identificó un incremento significativo en los casos de muertes por razones no identificadas. A primera vista, dijo, esto podría ser “normal” debido al incremento de cargas de trabajo, pero el problema es que ocurre con mayor relevancia solo en ciertos estados, y entre esos el que lidera y por mucho es Ciudad de México.

Vielma, que lleva más de una década trabajando y estudiando estos números, advirtió que cualquier caso donde la cifra de muertes por eventos no determinados sea superior a la de homicidios debe ser visto con mucho cuidado y más si eso persiste en el tiempo. Esa justo ha sido la constante en Ciudad de México por lo menos de 2017 a la fecha.

“Debemos tener mucho cuidado con la afirmación de que los homicidios han bajado, y es urgente revisar los protocolos de clasificación (de los médicos legistas) en las entidades antes referidas, particularmente en la Ciudad de México porque en definitiva algo atípico está pasando”, advirtió Vielma en sus redes sociales.

David Esparza, quien hasta el año pasado fue director del Centro Nacional de Información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, también advirtió esta semana de las discrepancias en los datos de la capital del país mostrados por INEGI, y coincidió en que podría estarse generando un subregistro principalmente en el apartado de homicidios.

“Desde diciembre de 2018 la CDMX ha metido muchos casos como indeterminados. Y esto es muy extraño porque esto sobrepasa la media nacional por varios miles. Y esto rompería con la idea de que Ciudad de México logró una reducción tan alta en homicidios dolosos”, refirió Esparza en su red social.

***

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí