Inicio Mundo Mujer de Queensland sentenciada por matar a su marido con una sopa...

Mujer de Queensland sentenciada por matar a su marido con una sopa de verduras que contenía 50 pastillas

195
0
Creditos: Dave Hunt

La jueza de Brisbane dice que Judith Ann Venn había sufrido abuso físico y emocional y que su crimen surgió de una “trágica cadena de eventos”.

Judith Ann Venn condimentó la sopa de verduras de su marido con una dosis fatal de 50 píldoras recetadas en la creencia de que era la “única solución a una situación intolerable y sin esperanza”.

La mujer de 69 años, que se declaró culpable del homicidio involuntario de su esposo Lance Hilton Venn, fue condenada a prisión el viernes, pero es inmediatamente elegible para la libertad condicional después de casi tres años tras las rejas.

Venn había sufrido violencia física y abuso emocional, estaba crónicamente privada del sueño y cada vez más aislada y desesperada, escuchó el Tribunal Supremo.

El marido padecía un trastorno bipolar y una enfermedad maníaco-depresiva mismas que habían empeorado significativamente durante los 18 meses anteriores y lo habían hecho volverse agitado y agresivo.

El 12 de agosto de 2020, Lance Venn había comprado un barco a un vecino por 20 000 dólares, causando estrés financiero.

Al día siguiente, Venn disolvió 50 píldoras de su marido en la sopa de verduras casera, poniéndolas en recipientes en el congelador.

Venn le sirvió una porción de la sopa con pastillas y después le cortó la muñeca cuando estaba inconsciente, pero se descubrió que la causa de su muerte fue la sobredosis.

Venn escribió una carta diciendo que no quería que su familia viviera con el estrés que experimentó. Intentó quitarse la vida, y más tarde le dijo a la policía que no quería que nadie más, en particular sus hijas, tuviera que cuidar de su marido.

Los psiquiatras descubrieron que Venn sufría de un trastorno depresivo mayor, estrés excesivo y distorsiones del pensamiento.

El tribunal escuchó que Venn minimizó y ocultó la agresión física de su marido hacia ella, probablemente debido a la vergüenza, la lealtad hacia él y el deseo de evitar que sus hijos se preocuparan más.

El empeoramiento de las distorsiones cognitivas de Venn, caracterizadas por un pensamiento catastrófico, restringió su capacidad para resolver problemas o tomar decisiones racionales, dijo la jueza Frances Williams.

“Fue en estas circunstancias que creyó que la única solución a una situación intolerable y sin esperanza era que usted y el difunto murieran”.

En la sentencia, Williams tuvo en cuenta que Venn no representaba ningún riesgo para la comunidad, que había sufrido abuso físico, verbal y emocional y que había tomado medidas hacia la rehabilitación.

“Reconozco tu naturaleza generosa y cariñosa en todos los aspectos de tu vida, lo que ilustra un lado de tu carácter que es contrario a los eventos que ocurrieron”.

Williams condenó a Venn a ocho años y seis meses tras las rejas, ordenando que fuera inmediatamente elegible para solicitar la libertad condicional.

The Guardian.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí