Inicio Nuestras firmas LA PSICOLOGÍA DETRÁS DE UNA CRIMINAL: EL CASO DE LA GRAN SACERDOTISTA...

LA PSICOLOGÍA DETRÁS DE UNA CRIMINAL: EL CASO DE LA GRAN SACERDOTISTA DE LA SANGRE

236
0

Por Bruja Jueza

Quizá a priori este caso os parezca sacado de una novela de terror, sin embargo, la historia que os vengo a comentar ocurrió en un pueblo de Yerbabuena, México en la década de los 60, donde Magdalena Solís se convertía en líder de una secta de culto y una asesina serial motivada por una satisfacción sexual donde bebía la sangre de las víctimas, ¿entramos a analizar su psicopática personalidad?

Vamos a hacer una introducción de la protagonista, Magdalena Solís, no se sabe con exactitud la fecha de su nacimiento, pero sí que nacía en el seno de una familia disfuncional con escasos recursos es por ello por lo que tuvo que ejercer como prostituta a muy temprana edad hasta que en el año 1963 decidía unirse a la secta de Santos y Cayetano Hernández. Mientras era una miembro de dicha secta, desarrolló una psicosis teológica, pero…

¿Qué es exactamente una psicosis teológica y cómo pudo derivar en una serie de asesinatos? Pues bien, el término psicosis implica una pérdida de contacto con la realidad y el adjetivo teológico es “referido a Dios o la religión”.

Es importante aclarar en este punto, unos breves aspectos sobre lo que implica formar parte de una secta: por un lado, se pierde la individualidad, los métodos de manipulación mental que pueden llegar a utilizar para deshumanizarte son varios y tu mente se focaliza en seguir y hacer feliz a tu líder, o de lo contrario, recibirás desaprobación y castigo por parte de él.

Es destructor entrar en una secta (y, de hecho, dudo que las personas lo hagan por decisión propia, más bien, los líderes o los seguidores, se acercan a personas vulnerables y a través de falsas promesas y manipulación, los captan, como es el caso de Magdalena).

Esta secta de los hermanos Santos y Cayetano Hernández resultó ser una estafa y lo que comenzaba en un principio prometiendo un fin a problemas económicos, terminó por hacer esclavas sexuales a las mujeres y esclavos monetarios a los hombres.

Magdalena, con su gran devoción junto con una psicosis, se proclamó como la reencarnación de Coatlicue (diosa Azteca) convirtiéndose en la tercera sumo sacerdote del culto, y con el tiempo, terminó desarrollando delirios de grandeza.

Los rituales que comienzan a partir de este punto incluyen beber sangre (esta parafilia se denomina vampirismo) y una perversión sexual (debido al trastorno de sadomasoquismo de su personalidad).

Como podéis imaginar, estos horribles rituales terminaron con la vida de personas que sólo trataban de poner fin a sus problemas económicos, confiando en La Gran Sacerdotisa de Sangre. Una conducta típica de los asesinos en serie es la evolución de los crímenes, por lo que nuestra protagonista, eran cada vez más sádicos y violentos.

Me parece de mal gusto y poco agradable para el lector, comentar las prácticas realizadas durante los rituales de sangre, me limitaré a mencionar que, según la mitología azteca, la sangre otorgaba la inmortalidad.

¿Cómo finaliza esta historia? Pues bien, un joven de 14 años se acercó a ver los rituales, ya que le llamaba la atención el ruido que hacían, al ver la masacre, salió corriendo y entró en la comisaría más cercana, a pesar de que no le creyeron, un oficial decidió acompañarle al día siguiente. No se volvió a saber de nada de ellos.

Ante esta desaparición, deciden comenzar una investigación sobre la “secta satánica” ¿Qué final esperáis? La verdad que el karma llega y uno de los sacerdotes, Cayetano Hernández, fue asesinado por uno de los integrantes de la secta, el otro hermano, Santos, fue abatido por las balas de la policía y finalmente, La Gran Sacerdotisa, fue detenida y condenada a 50 años de cárcel (por homicidio con ensañamiento del oficial y el joven). Al no contar con la testifical del resto de integrantes, no pudieron condenarla por el resto de los crímenes cometidos.

Por si os preguntáis qué ocurrió con los integrantes de la secta: algunos murieron cuando la policía fue a detenerlos (por el tiroteo que comenzaron) y el resto, fueron a prisión 30 años por homicidio en grupo con atenuante de analfabetismo.

Para que un trastorno se desarrolle, estamos influenciados por una predisposición genética y por el entorno en el que nos desenvolvemos;

Una persona que tiene en sus bases genéticas la psicopatía, pero nace en un entorno estructurado, puede llevar una vida normal, sin que su instinto le lleve a matar a nadie y, de hecho, se encontrará perfectamente integrado en la sociedad sublimando sus instintos en una profesión, como por ejemplo cirujanos, políticos, carniceros…, el 1% de la población son psicópatas.

Lo más probable es que el lector tenga en su círculo social una persona afable, encantadora, intrépida, carismática, despiadada, (que quizá, en algunos casos, le llena de falsas ilusiones…) y esa persona, sea un psicópata integrado en la sociedad, los más hábiles saben sacar juego de su trastorno y saben cómo usarlo a su favor.

Pero en el caso de Magdalena, su predisposición genética, la falta de reglas, educación y la miseria en la que vivía, le llevo a dar rienda suelta a sus instintos, dando lugar al caso comentado. Su nombre siempre será recordado gracias a una banda de rock que decidió bautizarse así en su honor.


Twitter: @brujajueza

He invertido prácticamente toda mi vida en estudiar Derecho y Psicología, especialmente la Psicología Criminal y el Derecho Penal, pero también soy una fanática del esoterismo y la brujería, es por eso que decidí ser BrujaJueza, un perfil donde habló de todo lo que me gusta y me resulta interesante desde el anonimato.