Inicio Nuestras firmas De la conciencia a la acción

De la conciencia a la acción

126
0

La violencia de género es una sombra que se cierne sobre la sociedad mexicana, una realidad que se manifiesta en múltiples formas y dimensiones. En ocasiones, nuestra percepción se nubla al reducir este problema a una mera “violencia contra la mujer”, cuando en realidad, es un abanico de violencias que afectan todos los aspectos de la vida de las mujeres. Es hora de abrir los ojos y reconocer que estamos inmersos en esta problemática, que es hora de pasar de la conciencia a la acción.

La violencia de género no se limita a los golpes o las agresiones físicas. Incluye la violencia económica que somete a mujeres a la dependencia financiera, la violencia psicológica que socava su autoestima y la violencia digital que invade su privacidad. Todas estas formas de violencia están entrelazadas y se refuerzan mutuamente. Dejemos de poner límites artificiales y abordemos este problema en su totalidad.

Es preocupante que, a pesar de tener acceso a información y recursos, a menudo somos meros espectadores de la violencia estructural arraigada en nuestra sociedad. ¿Cómo actuar cuando nos encontramos ante la misoginia oculta en nuestra cultura? La respuesta radica en la evolución y en reconocer que, aunque estemos más conectados a través de la tecnología, la verdadera conexión solo se logra cuando pasamos a la acción.

La violencia estructural es un concepto clave en esta lucha. Se refiere a las normas y estructuras que perpetúan la desigualdad y la discriminación de género. Para combatirla, debemos dotar a nuestros servidores públicos de una perspectiva de género sólida y las herramientas necesarias para aplicarla en casos concretos. La erradicación de la violencia de género comienza desde adentro de las instituciones.

La violencia digital, ejemplificada por casos como el de Olimpia Coral, debe ser combatida con firmeza. La difusión no consentida de imágenes íntimas es un delito que debe ser reconocido como tal. La conciencia pública y la educación son clave para frenar esta práctica dañina.

La música, como reflejo de nuestra cultura, también juega un papel en la perpetuación de estereotipos y actitudes dañinas hacia las mujeres. Debemos cuestionar el papel de la música en la normalización de la violencia de género y promover canciones que contribuyan a una sociedad más igualitaria y respetuosa.

En el ámbito legal, la importancia de asesoría adecuada y pruebas sólidas es innegable. La defensa de las mujeres víctimas de violencia debe ser accesible para todos, independientemente de su situación económica. Instituciones y abogados comprometidos están disponibles para brindar apoyo.

A la hora de integrar una carpeta de investigación, los profesionales deben abrirse a especialidades diversas, desde la psicología,  como el uso de la tecnología, para apoyarse de la policía cibernética, al abordar casos de violencia digital.

Te agradezco los minutos que dedicaste a la lectura de estas líneas.

 

Imelda Nathaly González Guevara

Maestra en Derecho, Profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Twitter: @Nathaly51695067

Facebook: Natha González

Instagram: Nath.Cat13

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí