Inicio Sin categoría Una cronología de la crisis de la policía, del joven gravemente herido...

    Una cronología de la crisis de la policía, del joven gravemente herido en Marsella a las palabras de Gérald Darmanin

    189
    0

    La violencia sufrida por un joven a principios de julio provocó una crisis policial, que involucró a policías, magistrados y políticos.

    La violencia sufrida por un joven marsellés condujo a una crisis en la policía. Desde los acontecimientos ocurridos en el centro de Marsella hasta los desembragues en las comisarías y la respuesta del ministro del Interior, cronología de los hechos.

    1 – Sábado 2 de julio: un joven herido por policías en Marsella

    Mientras que los disturbios se propagan por toda Francia en respuesta a la muerte de Nahel M. durante un control de tráfico en Nanterre, la situación es particularmente tensa en el centro de Marsella.

    El incidente no se hará público hasta varios días después. En la noche del sábado 1 al domingo 2 de julio, un joven de 22 años es golpeado por un disparo de lanzador de balas de defensa en la sien. Luego es golpeado por un grupo de cuatro o cinco policías que identifica como pertenecientes a la brigada antidelincuencia.

    2 – Miércoles 5 de julio: una investigación abierta, el IGPN incautado

    Hasta entonces, el incidente no había sido objeto de publicidad. Mientras el joven, llamado Hedi, sigue hospitalizado, el fiscal de la República de Marsella anuncia en un comunicado la apertura de una información judicial “del jefe de violencia en reunión por persona depositaria de la autoridad pública que resultó en una ITT [incapacidad total de trabajo] superior a ocho días”.

    La fiscalía se dirigía a la Dirección Territorial de la Policía Judicial de Marsella y a la Inspección General de la Policía Nacional (IGPN).

    3 – Lunes 10 de julio: el testimonio de Hedi en “La Provence”

    El joven, de 21 años en el momento de los presuntos hechos, es asistente de dirección en la hostelería-restauración. En el diario regional La Provence, dice que salió después de su servicio “terminado alrededor de la 1:30” con un amigo cercano llamado Lilian. “Es cerca del Vieux-Port donde los dos hombres se cruzan con ”“cuatro o cinco hombres” de civil con “un arma en el cinturón, un Flash-Ball alrededor del cuello”.

    “Cuando nos preguntaron qué estábamos haciendo allí, uno de ellos tenía su arma en la mano, con el dedo en el gatillo, otro desplegó su porra”, informa Lilian. Creo que ni siquiera tuvimos tiempo de responder. Bloqueé un golpe de porra con mi brazo, nos dimos la vuelta para salir corriendo. Y escuché un disparo.

    Hedi continúa la historia: “Me tiraron por la ropa y me arrastraron por un callejón, me pusieron en la espalda, uno de ellos puso sus rodillas en mis piernas para bloquearlos. Estaba tratando de protegerme, pero sentí que la sangre fluía de mi cabeza, pensé que todavía tenía la bala sobre ella.

    4 – Martes 18 de julio: ocho policías detenidos

    Ocho policías pertenecientes a dos brigadas antidelincuencia están detenidos en las instalaciones de la IGPN. Después de cuarenta y ocho horas de custodia, los cuatro policías aún escuchados salieron de las instalaciones del IGPN bajo los aplausos de sus colegas.

    5 – Jueves 20 de julio: cuatro policías acusados, uno de ellos en prisión preventiva

    Los cuatro policías son acusados por “violencia en reunión por persona depositaria de la autoridad pública que resultó en una ITT superior a ocho días”. Tres de ellos están bajo control judicial con “prohibición de ejercer su actividad profesional como funcionario de policía”. El cuarto es puesto en prisión preventiva. Aunque es raro en este tipo de casos, es el segundo policía en tres semanas en ser encarcelado a la espera de un juicio, después del que disparó a Nahel M.

    Ese mismo día, decenas de funcionarios se reúnen frente al juzgado de Marsella para apoyar a sus colegas.

    6 – Viernes 21 de julio: “servicio mínimo” en las comisarías de Marsella

    Los policías no tienen derecho a la huelga. No importa, a muchos policías de Marsella se les han prescrito paradas de trabajo.

    Otros invocan el “código 562”: una especie de servicio mínimo, restringido a misiones de emergencia, a expensas de patrullas, audiencias de víctimas, sospechosos o testigos.

    7 – Domingo 23 de julio: el jefe de la policía en apoyo de sus tropas

    En una entrevista concedida al parisino, el director general de la Policía Nacional (DGPN), Frédéric Veaux, elogia la acción de sus hombres durante los disturbios, que “en esta situación cercana al caos, han demostrado coraje físico y moral, y un compromiso total”.

    Pero este es otro pasaje que hará reaccionar intensamente:

    “Considero que antes de un posible juicio un policía no tiene lugar en la cárcel, incluso si pudo haber cometido faltas o errores graves en el contexto de su trabajo. Excluyo de mi punto los asuntos relacionados con la probidad o la honestidad. Pero cuando un policía está en el ejercicio de su misión, hay que admitir que puede cometer errores de apreciación. El policía debe dar cuenta de su acción, incluso ante la justicia, pero también hay que tener en cuenta las garantías de las que goza y que lo distinguen de los malhechores o matones. Repito, en este tipo de casos, la colocación bajo mandato de depósito no es la solución.

    8 – Lunes 24 de julio: la izquierda ofendida, la mayoría muda.

    La mayoría y el gobierno se mantuvieron de los más discretos, empezando por el ministro del Interior, Gérald Darmanin, mudo sobre el tema.

    La oposición de izquierda se ha ofendido de que “toda la jerarquía policial se sitúa por encima de la justicia” (Olivier Faure, primer secretario del Partido Socialista) y advierte que “lo que se juega allí es la democracia y el respeto al Estado de Derecho” (Ugo Bernalicis, diputado del Norte, La France insoumise).

    Los magistrados también se emocionaron por las palabras del Sr. Terneros, por la voz de Cécile Mamelin, vicepresidenta de la Unión Sindical de Magistrados:

    “Nuestro sindicato siempre ha expresado su apoyo a las fuerzas del orden, que trabajan en condiciones extremadamente difíciles y violentas. Pero no saber nada en el fondo de un expediente y expresarse sin reservas, mientras existen recursos para el policía como para cualquier otro ciudadano, es como socavar los propios fundamentos del Estado de Derecho.

    Dorian Jullien y Jonathan Parienté – Le Monde

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí