Inicio Derecho de audiencia Un San Judas en el pecho, en la oficina y en el...

Un San Judas en el pecho, en la oficina y en el cerro

258
0

A mis estimados y tranquilos lectores, hoy les voy a escribir algo diferente, algo “raro”, y desde mi visión muy personal de un acontecimiento que me ha parecido muy peculiar, para aquellos que somos más morbosos con temas relacionados con la delincuencia organizada, sus creencias y costumbres; les vengo a hablar  del bello y fascinante estado de Sinaloa, para ser precisos, de uno de los más famosos municipios serranos, el muy nombrado Municipio de Badiraguato.

Recordará mi estimado lector, que desde el día 28 de junio de este año, en el Gran Parque Mirador de Badiraguato, se abrió al público y a los fieles creyentes, la visita a la escultura de aproximadamente 28 metros del Santo San Judas Tadeo, la cual empezó a ganar la atención y simpatía en las redes sociales, dentro de la cultura mexicana.

Uno de los santos más aclamados y recurridos por el crimen organizado es San Judas Tadeo, donde las causas que más le son encomendadas son: dinero, poder, protección y ayuda en casos difíciles. Se lo conoce como el santo de las causas perdidas; y, aquí, es donde tenemos lo interesante, y más de alguno de ustedes que se toman la molestia de leerme, advierto, andamos en sitios similares, se han percatado que en oficinas de dependencias de procuración de justicia y corporaciones policiacas encontramos este tipo de santos en figuras o altares en las oficinas, o podemos observar joyería con este tipo de imagen, se vuelven a repetir las causas: dinero, poder, protección, causas difíciles, entre otras tantas; podemos decir que es parte de la cultura católica que impera en nuestro país, sin embargo, es muy notorio el ambiente y los favores que se le encomiendan a San Judas Tadeo y que guardan una conexión mucho más fuerte entre el que investiga y el investigado. Cabe preguntarse, ¿cuál es la causa perdida?, ¿cuál es el caso difícil a encomendar?, y recuerdo esto por la simple razón de que en una dependencia federal acudí en una ocasión a la misa que ordenó hacer una corporación de investigación, y fui por simple curiosidad, recuerdo que hasta comida dieron, y –aclaro-, esto con mucho respeto a las creencias de todos.

Volviendo al tema de las causas encomendadas, viene a mí un párrafo de la oración a este santo que dice: “ven en mi ayuda en esta gran necesidad, para que pueda recibir el consuelo y socorro del Cielo en todas mis necesidades, tribulaciones y sufrimientos, particularmente… (hacer su petición aquí) y para que pueda alabar a Dios contigo y con todos los elegidos por siempre.” Como muchos podemos advertir de la imagen de San Judas Tadeo,  en su pecho sostiene una moneda de oro, la cual tiene un significado católico de cultura general, sin embargo, en culturas con alta aceptación a los grupos delictivos, esta imagen representa la ayuda para obtener dinero y poder, y que guarda identidad en los creyentes, y los dejo con una pregunta para este día, ¿qué tan conveniente es que en las instituciones se pida dinero y poder? O, en su defecto, ¿cuál es la causa perdida o caso difícil?

Por lo pronto, en el Gran Mirador de Badiraguato, Sinaloa, no sólo se tendrá un buen atractivo para aquellos amantes de la cultura del narco, sino una protección infalible del San Judas Tadeo para aquella región serrana privilegiada, y probablemente menciones especiales en la cultura de los narcocorridos y corridos tumbados como es la novedad entre la población adolescente en nuestro país, las modernas formas de apología del delito.

 

Hilda Solis Calderón.

Abogada Penalista.

Facebook: Hilda Calderon

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí