Inicio Justicia Guardias de prisiones en México: cada vez son menos y su salario...

Guardias de prisiones en México: cada vez son menos y su salario no llega ni a 15 mil pesos

287
0
Cuartoscuro

*Además en muchos estados y a nivel federal existen serios rezagos en cuanto a evaluaciones y capacitación.

Por: Arturo Ángel

En los últimos años la población penitenciaria en México ha crecido de forma sostenida. El aumento de delitos que ameritan prisión preventiva oficiosa ha provocado que la tasa de personas que son ingresadas a prisión acumule cinco años en ascenso, y que con ello factores como el hacinamiento y los riesgos de seguridad también crezcan.

Sin embargo, de forma paralela, el aparato de administración y custodia de los centros de reclusión se ha debilitado. El número total de funcionarios penitenciarios ha venido en descenso; las evaluaciones y capacitaciones se han estancado; y la mayoría percibe salarios inferiores a los 15 mil pesos.

De acuerdo con los datos revelados por el INEGI en los censos nacionales de los sistemas penitenciarios 2023, en el año 2017 había una cifra total de 40 mil 512 servidores públicos adscritos a las cárceles de los estados, sin embargo, en los años subsecuentes dicha cifra ha venido progresivamente en descenso, hasta llegar a solo 37 mil 669 en 2022.

Esta reducción en el personal se vuelve aún más significativa si se compara con el tamaño de la población penitenciara, que en el mismo periodo pasó de 201 mil 903 en 2017 a 226 mil 116 en 2022.

Visto en perspectiva, mientras que en 2017 había un funcionario penitenciario por cada cinco personas en reclusión, para 2022 esa cifra ya es de un custodio por cada seis personas en reclusión.

 

A ello se suman los bajos salarios. De acuerdo con los resultados presentados por el INEGI, el 37.2 por ciento de los custodios y funcionarios asignados a las cárceles estatales percibe un salario de 10 a 15 mil pesos mensuales, mientras que el 24.1 por ciento gana de 5 a 10 mil pesos mensuales. En suma, más del 60 por ciento percibe salarios brutos inferiores a los 15 mil pesos, y ello sin tomar en cuenta el posterior descuento en impuestos.

Solo un 18.4 por ciento de los guardias de las cárceles locales recibe un salario que va de los 15 a los 20 mil pesos.

Por lo que respecta a los centros penitenciarios federales, el rango es un poco mejor, aunque no de forma significativa. En este caso el 77.8 por ciento de los guardias ganan de 15 a 20 mil pesos mensuales brutos al mes. En promedio, son 8 de cada 10 los que reciben este nivel de ingreso, que ya después del retiro de impuestos termina siendo similar a los 15 mil pesos netos.

Dudosa certificación

Los custodios y personal de resguardo de los centros penitenciarios del país se ubican entre los más rezagados en términos de evaluación y certificación de entre todas las fuerzas de seguridad. Eso no solo significa un incumplimiento legal sino que, además, genera dudas sobre si las personas encargadas de esta función cuentan con la capacitación y aptitudes necesarias para desempeñar ese trabajo.

Por ejemplo, a nivel federal, de los 7 mil 315 elementos adscritos a los penales federales apenas un 57 por ciento de ellos cuenta con el certificado de control de confianza probado y vigente. Incluso la Guardia Nacional, una fuerza mucho mas grande conformada en su mayoría por militares, tiene un porcentaje superior de personal adecuadamente evaluado y certificado.

Pero esto se repite en las entidades. Por ejemplo, en el estado de México, donde se encuentra la mayor cantidad de población penitenciaria del país, 1 de cada 4 custodios no cuenta con el certificado que acredita el proceso de evaluación. En Ciudad de México el porcentaje es aún menor con solo un 64 por ciento de custodios certificados.

Entre los casos más extremos se ubica Guerrero donde solo existe certeza de que el 59 por ciento de los custodios de sus penales cuenta con el perfil y aptitudes necesarias para este trabajo, mientras que en Baja California el nivel es aún menor, con apenas el 44 por ciento, es decir, menos de la mitad. En Nuevo León, los custodios de los penales también son la fuerza de seguridad local más rezagado con solo 67 por ciento de funcionarios evaluados y certificados.

Y el foco rojo está en Sonora donde solamente el 23 por ciento de sus 743 elementos de seguridad cuenta con el control de confianza aprobado y vigente, mientras que en Tabasco el porcentaje es de apenas un 14 por ciento de sus 749 custodios. Dicho de otra forma, en esos estados no hay certeza ni legal ni en los hechos de que las personas que vigilan las cárceles cuentan con el perfil y capacitación necesaria para ello.

***

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí