Inicio Nuestras firmas PENITENCIARISMO DE EXPERIENCIA Y NO SÓLO DE OPORTUNIDAD

PENITENCIARISMO DE EXPERIENCIA Y NO SÓLO DE OPORTUNIDAD

219
0

“Pena sin tratamiento humano es venganza”. Dr. Alfonso Quiroz Cuarón

Por Antonio Hazael Ruíz Ortega

Una fotografía histórica, no por el tiempo en que se tomó, si no por los personajes que aparecen en ella, son el motivo que me lleva en esta ocasión a usar este espacio para reconocer la importancia de los grandes penitenciaristas.

La foto apareció entre mis archivos de hace unos pocos años y al verla, me vinieron a la mente algunas reflexiones.

En ella, aparezco junto con otros ex directores de la Penitenciaría de Santa Martha, misma que, no está de más mencionar, es la cárcel más antigua que opera actualmente en la Ciudad de México y fue inaugurada en 1957.

Los personajes a quienes me refiero son Jaime Álvarez Ramos (también Director General de Reclusorios de 1974 a 1978), Rubén Fernández Lima (director de la Penitenciaría de 1997-1998), José Marcelo Moreno Peñafiel (director en 2009), quienes junto con el que escribe, nos tocó en algún momento dirigir a la Penitenciaría.
En la fotografía tomada el 10 de julio de 2019 también aparece, como cereza en el pastel, el Doctor Luis Rodríguez Manzanera, profesor emérito del Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE) que se ha convertido en uno de los referentes más importantes en temas de derecho, criminología, criminalística, defensa de las víctimas y de derechos humanos en México e internacionalmente.

El punto de reunión fue el inmueble de La Ciudadela, actualmente Biblioteca México, donde fui invitado al evento conmemorativo del Día Internacional de Nelson Mandela, denominado Feria Mandela Encuentros por la Reinserción, en honor al gran ex presidente de Sudáfrica que se convirtió en un símbolo de los derechos humanos y un referente de los temas carcelarios, luego que estuvo preso 27 años en su país tras encabezar como activista las movilizaciones contra el Apartheid.

El evento organizado en esa oportunidad por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, la Secretaría de Cultura, el Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social y la Fundación México SOS, se convirtió en una gran reunión de los más reconocidos penitenciaristas cuya vocación los ha llevado a ser los voceros de la historia del penitenciarismo en México.

No sólo las conferencias fueron enriquecedoras sino también las pláticas en cada receso del gran evento que contó con la participación de varios expertos.
En las charlas con mis ex homólogos y maestros, de quienes algunos reconozco que fueron mi inspiración, surgieron un sinfín de anécdotas y recuerdos sobre la evolución del sistema penitenciario de la Ciudad de México. Datos invaluables que en algún momento convendría compilar en un documento que deje testimonio del proceso de las cárceles capitalinas.

En aquella ocasión, tuve también la oportunidad de presenciar el reconocimiento otorgado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) a Elías Carranza director del Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente (ILANUD) fundado el 11 de julio de 1975, organismo especializado de Naciones Unidas en las áreas de prevención del delito y la justicia penal.

Elías Carranza investigador en política criminal, sociología criminal y sociología del sistema de justicia penal, autor de varios libros entre los que destacan: Justicia penal y sobrepoblación penitenciaria: respuestas posibles; Delito y seguridad de los habitantes; Criminalidad: ¿prevención o promoción?; y Sistemas penitenciarios y alternativas a la prisión.

El evento fue por todos lados una gran aportación para quienes asistimos, entre quienes también se encontraban los responsables de los sistemas penitenciarios de otros estados del país.

Estuvimos, todos quienes en algún momento de nuestras vidas encontramos nuestra vocación de penitenciaristas en una figura como las que mencione antes y nos convertimos en conocedores de la realidad carcelaria por experiencia y no sólo por oportunidad; no de momento, sino de toda la vida.

Mis felicitaciones a quienes en esa ocasión hicieron posible tal conmemoración que sirvió de punto de encuentro para quienes amamos nuestra profesión.

En este momento y después de añorar tan buen encuentro, desearía que un evento de tal magnitud se repitiera, en el que se contara con la mayor cantidad de expertos en la materia, con un afán de heredar a los nuevos penitenciaristas tanta experiencia y conocimiento de aquellos tradicionalistas, pues en los momentos en que las cárceles del país tienen una evolución inesperada, es necesario analizar y confrontar las viejas con las nuevas formas de administrar los centros de reclusión.

Me permito pensar que todos aquellos que amamos esta profesión, tenemos mucho que aportar y hacer de los encuentros como aquel al que me refiero, una práctica común y enriquecedora que ayudaría a tener reclusorios profesionalizados, certificados internacionalmente y, sobre todo, respetuosos de los derechos humanos y cuyo objetivo principal de lograr una reinserción de las personas privadas de la libertad, sea cada vez menos difícil.

Antonio Hazael Ruíz Ortega
@Hazaelruizo
Maestro en Planeación y Gestión Educativa y Licenciado en Derecho, con especialidades en Derecho Penitenciario y Criminología. Ex Subsecretario de Sistema Penitenciario de la CDMX.