Inicio Nuestras firmas El derecho a no ser discriminado: la importancia de su protección penal

El derecho a no ser discriminado: la importancia de su protección penal

313
4

La discriminación surge como un concepto neutral que se utiliza para distinguir entre diferentes elementos. Sin embargo, cuando esta conducta se manifiesta entre seres humanos, especialmente en las primeras organizaciones sociales, sus efectos han llevado al abandono de aquellos que no pueden contribuir al trabajo necesario para la supervivencia del grupo. Esto ha resultado en distinciones perjudiciales y efectos que aún estamos tratando de erradicar en situaciones cotidianas.

La discriminación es una conducta arraigada en la cultura y, como resultado, se ha propagado a través de los grupos sociales. Consiste en hacer distinciones, excluir, restringir o mostrar preferencia hacia una persona o grupo de personas, lo que resulta en obstáculos, menoscabo o anulación del reconocimiento, disfrute o ejercicio de los derechos humanos.

En este sentido, la discriminación es un atentado directo contra la dignidad, que es la base fundamental de los derechos humanos, así como contra la igualdad, que permite vivir una vida digna. Específicamente, atenta contra la igualdad sustantiva y el derecho a no ser discriminado.

Los especialistas en la defensa del derecho a no ser discriminado afirman que existe discriminación cuando no se cumplen tres criterios: objetividad, racionalidad y proporcionalidad. Por lo tanto, una distinción en la ley es legal si cumple con estos criterios.

La discriminación se manifiesta a través de expresiones repetidas de rechazo dirigidas hacia grupos o individuos que han sido estigmatizados por una concepción social que va más allá de lo racional. A pesar de la falta de justificación y arbitrariedad de esta conducta, se considera “suficiente” como argumento para expresarla, independientemente del comportamiento del sujeto discriminado.

El derecho a no ser discriminado se protege a través de instancias no jurisdiccionales, como las Comisiones de Derechos Humanos, la protección administrativa a través de los consejos para la atención de la discriminación y mediante el Derecho Penal, que contempla delitos de discriminación en Códigos Penales como el Federal y el de la Ciudad de México, mismos que consignan a la dignidad como el bien jurídico tutelado por los tipos penales de discriminación. La discriminación está prevista en el “Código Penal Federal” en el Título Tercero Bis “Delitos contra la Dignidad de las Personas”, Capítulo Único. Discriminación, artículo 149 Ter. El derecho a la no discriminación previsto en el artículo 1°, último párrafo, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, al ser una prerrogativa fundamental de excepcional importancia, ha sido trasladado al ámbito del derecho penal y, además, existe la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación.

Esta entrega sólo ofrece una visión general de la relación prioritaria entre el Derecho Penal y la discriminación, especialmente en un país como México, que enfrenta altos niveles de desigualdad, discriminación y violaciones a los derechos humanos.

La discriminación es un problema grave y persistente que afecta a muchas personas en nuestra sociedad. Es fundamental abordar y erradicar la discriminación para promover la igualdad y el respeto por los derechos humanos de todos. El derecho a no ser discriminado debe ser protegido y promovido en todos los ámbitos, incluido el ámbito penal. Como sociedad, debemos trabajar juntos para construir un entorno inclusivo y equitativo para todos.

Gracias por tomarte el tiempo de leer.

 

Alberto Francisco Garduño

Profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Twitter: @albertofco9

4 COMENTARIOS

  1. Creo que todos en algún momento nos ha tocado ser discriminados, por la edad ya no consigo trabajo en una institución; me tocó ir a un pueblo donde la son afrodescendiente y el ir ahí se me veía como bicho raro y sentirme discriminada por los que se sientes discriminados .

  2. En cuanto al texto publicado que trata de la discriminación, en nuestro país se da mucho ese concepto de discriminar a la gente por cualquier cosa, pero antes solamente era a los grupos indígenas y población de escasos recursos, ahora lo que está de moda es la discriminación a las mujeres, identidad de género y en especial a la gente de edad avanzada, adultos mayores y en específico en todas la entidades laborales, a la gente adulta entre 40 a 70 años de edad, en donde por llegar a una edad especifica se les cesa para que no puedan tener derecho a pensionarse o jubilarse vulnerándolos completamente sin prestaciones de ninguna índole y sin la indemnización correspondiente, lo que el poder legislativo y el judicial deberían legislar y regular las acciones contra la discriminación en su totalidad.

  3. Esta nota me recordó un fragmento de la canción de José Alfredo Jiménez: “Que no somos iguales dice la gente…”. Contrario a lo que dice la gente, la ley estipula condiciones de igualdad para todas las personas en el territorio nacional. Por tanto, mostrar o llevar a cabo acciones de desigualdad tipifican el delito de discriminación. Así que no hagas caso de la gente y veámonos como iguales, que eso somos.

  4. Muy interesante. la perspectiva. en la cual la expone, muchas veces por ignorancia cultural, esta tan arraigada en nuestra sociedad desde hace cientos de años que se ha vuelto algo tan normal y que que genera un menoscabo a la dignidad de las personas o grupo sociales que sufre de ellas todos los días.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí