Inicio Nuestras firmas LOS TALIBANES Y LA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS CON FALSA INVOCACIÓN...

LOS TALIBANES Y LA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS CON FALSA INVOCACIÓN DEL ISLAMISMO

186
0

Por: Clóvis Gorczevski y Micheli Piucco

Después de 20 años los Estados Unidos ha reconocido su fracaso o fueron simplemente cuestiones económicas, militares y estratégicas las que les hicieron salir de Afganistán. El hecho es que un gobierno, aunque con poca legitimidad, cayó, permitiendo que los talibanes volvieran al poder. (Grupo fundamentalista islámico que defienden una interpretación rígida del Corán para gobernar el país).

Los talibanes dicen que serán moderados. A diferencia del período anterior (1996 – 2001) cuando gobernaron el Afganistán, imponiendo un gobierno marcado por todo tipo de violaciones a los derechos humanos. Persecución de opositores – que fueron ejecutados en plazas públicas – de minorías étnicas y religiosas – chiítas, cristianos y budistas, y cualquier acusado de no obedecer la ley islámica – con palizas públicas y amputaciones. E incluso en el campo del patrimonio humano, como la destrucción de varias estatuas de Buda que existieron en el país durante siglos.

La pretensión de crear un estado teocrático, imponiendo su versión de la Sharia -la ley islámica- las llevó a cometer acciones terribles e injustificables, como la prohibición de toda influencia occidental, la prohibición del cine, la música y la televisión, el uso obligatorio del burka para las mujeres y prohibir las escuelas para niñas.

Pero ahora los talibanes afirman que será moderado y el mundo occidental está nuevamente acorralado. Ya han hecho tanta barbarie en nombre de su Dios y de su cultura que le da vergüenza oponerse a las atrocidades que han comenzado una vez más, invocando una cultura y una religión como valores distintos.

Hay dos aspectos que deben tenerse en cuenta. Primero, Occidente tiene la obligación moral e histórica de relativizar el máximo pero no el total. No se puede invocar ninguna cultura o religión para justificar la violación de los derechos humanos. Occidente no puede omitirse, debe asumir su responsabilidad y utilizar todo su potencial en la defensa indiscutible de estos valores.

Otro tema concierne no solo al mundo cristiano occidental, sino también a los musulmanes. Es la interpretación errónea, distorsionada, malsana y distorsionada del Islam.

¿Dónde basan los talibanes su versión del Islam? Ciertamente no en el libro sagrado del Corán, donde los derechos humanos son ampliamente apoyados.

El Islam predica que Dios creó al hombre y puso el universo a su disposición. El hombre es libre y responsable de sus acciones, porque Dios le dio la razón, en el juicio final, será recompensado o castigado por sus acciones.

Destaca enérgicamente el principio de igualdad y no discriminación por motivos de raza, idioma o género. El Profeta dijo expresamente: «El árabe no tiene mérito sobre el no árabe, ni el blanco sobre el negro, excepto por su grado de piedad».

La mujer, en el Islam, no es responsable del pecado original, como en el cristianismo europeo de la Edad Media; su estado es el de igualdad con el hombre. El Corán dice que los hombres y las mujeres tienen almas iguales, por lo tanto, son equivalentes y similares. El Profeta fue más allá: “educa a tus hijos por igual, si tienes que hacer alguna preferencia, que sea por las mujeres”. Las madres y las esposas son igualmente exaltadas. En el Sermón de Despedida, pronunciado con motivo de su última peregrinación, el Profeta dijo así: «Los mejores entre ustedes son los que tratan mejor a sus esposas».

El Corán defiende la vida como un derecho sagrado («quien mata a un hombre será considerado como que ha matado a todos los hombres, y quien ha salvado a un hombre, ha salvado a todos los hombres» – Versículo V, 32); se refiere a la libertad como un derecho fundamental, especialmente a la libertad religiosa (“uno no puede estar obligado por la religión” – Versículo II, 256); el derecho a la justicia, incluida la presunción de inocencia, el castigo justo por el delito y el rechazo de la responsabilidad colectiva. También se refiere al derecho a la resistencia civil, la participación en la vida pública, el derecho al asilo, a fundar una familia, a la propiedad privada y a la inviolabilidad del hogar. El principio de hermandad también está presente, como dijo el Profeta: “Ayuda siempre a tu hermano, ya sea perseguido o perseguido”. Incluso superando a los revolucionarios franceses, el Corán hace referencias directas a lo que llamamos derechos sociales: el derecho al trabajo, el derecho a la remuneración del trabajo, la protección social, el derecho a la educación, a la salud.

También hay varias referencias a un derecho del que los occidentales solo se preocuparán casi 2.000 años después: el medio ambiente.

Finalmente, el Libro Sagrado insiste en la necesidad del diálogo entre hombres y comunidades (XLIX, 13).

Cabe señalar también que, dentro del Islam, existen numerosos movimientos y líderes religiosos comprometidos con la defensa de los derechos humanos. Destacan Mohammad Jataní, ex presidente de la República Islámica del Irán (1997-2005), quien defendió firmemente la democracia, la tolerancia religiosa y el respeto de las libertades individuales. En su discurso inaugural afirmó: “La democracia no tiene sentido sin los derechos humanos y sin reconocer que el hombre tiene derecho a dirigir su destino. Creo que hay principios y normas que son aceptables en todas partes. Tenemos que considerar los derechos humanos como algo muy beneficioso ”; Ali Shariati, considerado mártir en Irán, luchó contra el Xá en defensa de la libertad política, los derechos humanos y contra el colonialismo esclavista; Shirim Ebadi, jueza iraní que trabaja para defender los derechos humanos, especialmente la liberación de mujeres y niños, ganadora del Premio Nobel de la Paz 2003; Fátima Mernissi, socióloga, profesora y escritora marroquí que trabaja fuertemente en la defensa de los derechos de las mujeres, y Asghar Ali Enginner que coordina los movimientos sociales por la tolerancia religiosa en India.

Lo que se observa es que el Islam, como todas las religiones, trae en su esencia la valorización, protección y promoción del hombre, ya sea como criatura de un Dios o como parte de un Universo.

En septiembre de 1981, facilitado por la UNESCO y elaborado por la Liga Árabe, se presentó en París la Declaración Islámica Universal de Derechos Humanos, un texto jurídico de carácter eminentemente religioso que recoge la visión musulmana sobre los derechos humanos. En primer lugar, declara que «esta es una declaración para la humanidad, una guía e instrucción para los que temen a Dios». En su prefacio, expresa que los derechos humanos en el Islam están firmemente arraigados en la creencia de que Dios, y solo Él, es el Legislador y la Fuente de todos los derechos humanos. Por su origen divino, ningún gobernante, gobierno, asamblea o autoridad puede reducir o violar, bajo ninguna circunstancia, los derechos humanos conferidos por Dios, ni pueden ser transferidos. A continuación, en sus 23 ítems, expone como derechos humanos fundamentales: derecho a la vida; igualdad de trato; honor y reputación; libertad de asociación, creencia, pensamiento y expresión; justicia y un juicio justo; protección contra la tortura y el abuso de poder; educación y libre comercio; el derecho al asilo y la privacidad. También se refiere a derechos sociales como la dignidad de los trabajadores y la seguridad social. Cabe señalar también que esta Declaración no es la única elaborada en el marco del Islam. En la misma línea sigue la Declaración de Derechos Humanos de El Cairo de 1990 y la Carta Árabe de Derechos Humanos de 1994.

Por tanto, no se puede admitir el uso del Libro Sagrado para cometer atrocidades, terribles actos de violencia y la falta de respeto a la integridad de los seres humanos.

Como claramente señala Hassan, está bastante claro que detrás de estas prácticas con apariencia religiosa se esconden factores políticos, económicos, sociales, culturales, psicológicos y, en ocasiones, una combinación de varios de ellos o de todos ellos. La xenofobia, que se está extendiendo por Europa y América, ha alcanzado niveles de violencia expresada contra extranjeros, especialmente negros y musulmanes. Los analistas atribuyen este fenómeno al aumento de las tasas de desempleo y la percepción de los extranjeros como competidores frente a las oportunidades. Son, por tanto, las condiciones económicas actuales – competencia, desempleo, bajos salarios, explotación – las que erosionan la aceptación de los demás, aumentan la xenofobia y crean un entorno propicio para la práctica de la violencia. Así, crean un entorno propicio para el surgimiento de fuerzas políticas representativas de estas tendencias que, a su vez, conducen a este escenario el factor político, seguido del cultural y religioso, dando así un nuevo impulso a la discriminación racial, generando a su vez más violencia.

El Talibán no es un movimiento religioso, es un movimiento que solo busca el poder utilizando la violencia, la falta de respeto, el terror, la violación y el desprecio total por los derechos humanos. Occidente tiene la obligación de tomar posición. El nuevo gobierno de Afganistán tiene el deber de defender los derechos humanos, o no puede ser aceptado en la coexistencia global.

Referencias:

STÉTIÉ, Salah. “Islam y Derechos Humanos” In VIDAL-BENEYTO, José (editor). Derechos humanos e diversidade cultural. Barcelona: Içaria Antrazyt. 2006.

HAMIDULLAH, Mohammad. Introdução ao Islam. S. Bernardo do Campo: Ed. Alvorada.

HASSAN, Bahey el-Din. “Hacia un enfoque árabe de la tolerancia religiosa y la enseñanza de los derechos humanos”. In VIDAL-BENEYTO, José (editor). Derechos humanos e diversidade cultural. Barcelona: Içaria Antrazyt. 2006.

TAMAYO, Juan José. “Religiones y derechos humanos: una relación conflictiva”. In TAMAYO, Juan José. (director) 10 Palabras Clave Sobre Derechos Humanos. Estella: Editorial Verbo Divino. 2006.

Clóvis Gorczevski:

Doctor en Derecho por la Universidad de Burgos.

Postdoctorado por la Universidad de Sevilla y por la Universidad de La Laguna.

Profesor de la Universidad de Santa Cruz do Sul – UNISC.

Correo electrónico: clovisg@unisc.br.

Micheli Piucco:

Profesora en la Universidad de Passo Fundo.

Estudiante de Doctorado en Políticas Públicas.

Maestría y Licenciada en Derecho.

Tiene Especialización en Relaciones Internacionales.

Fue Visitante Profesional de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Correo electrónico: micheli.piuco@hotmail.com.