Inicio Nuestras firmas El persistente caos penal

El persistente caos penal

291
0

Hoy vamos a hablar sobre la delincuencia, un fenómeno complejo en el que, a menudo, resulta difícil distinguir entre su dimensión internacional y local. En la actualidad no es posible afirmar que haya fenómenos delictivos propios de un solo país o de una sola región, aunque -desde luego- existen algunos que se presentan con mayor o menor frecuencia. Un ejemplo de ello son los delitos motivados por el odio o la discriminación, que pueden encontrarse tanto en países con bajos índices de desarrollo [1], como en países con altos índices de desarrollo [2], aunque varía la frecuencia con que se presentan.

Hace un par de décadas se comenzó a hablar de delincuencia global, por lo menos en México [3], ahora mismo los problemas delictivos implican atender a sus causas nacionales y asumir la responsabilidad por lo que corresponde a los tres órdenes de gobierno a nivel nacional. Como he reiterado −en diferentes espacios y particularmente en estas columnas− cuando comento algún fenómeno delictivo, no asigno la responsabilidad a ningún partido político en particular, ya que es una responsabilidad compartida por todos los partidos que han gobernado en el pasado para sus propios intereses, sin prestar atención a la creciente criminalidad que se estaba desarrollando frente a ellos. Esta es una realidad que enfrentamos a diario y que ha llevado a una situación en la que la delincuencia está fuera de control.

En esa línea de ideas, acusar a cualquier ideología política pierde sentido si seguimos votando por ellos y les damos el poder de tomar decisiones. Por ejemplo, en el Estado de México, donde la violencia feminicida ha alcanzado su “época dorada” durante los gobiernos priístas [4], con la renovación del gobierno estatal en puerta, es probable que se dé un cambio y se elija a otra candidata o candidato, pero, no será por sus propuestas sobre política criminal, sino por el hartazgo de la gente que sufre diariamente la inseguridad, el atraso y la violencia en el Estado de México.

El caso del Estado de México no es único, ya que podría aplicarse a otros estados como Nuevo León, Guanajuato, Quintana Roo, Puebla o Veracruz. Estos ejemplos demuestran que no es el partido político en sí el que falla, sino el factor humano que no asume su responsabilidad y no cumple con sus deberes.

Aunque los Estados Unidos Mexicanos tienen una de las estructuras electorales más costosas en términos económicos, esto no garantiza que la democracia sea auténtica, más allá de la propaganda financiada por los organismos encargados de llevar a cabo las elecciones.

La existencia de un Estado Democrático de Derecho se haría verdaderamente tangible si se permitiera a su población y, aún a aquellos que sólo están de paso por el país, ejercer sus derechos y libertades, incluyendo la libertad de circular con seguridad. Desafortunadamente, esto no ocurre así, tanto los mexicanos como los migrantes, hombres y mujeres, campesinos o profesionistas, corremos el riesgo de ser secuestrados o desaparecidos en uno de los países con una de las 20 economías más importantes del mundo. En muchos casos, no existen herramientas para localizarnos, ya sea porque las cámaras de vigilancia no se repararon o simplemente no existían, o porque las pruebas de ADN son demasiado costosas para la mayoría de la población.

Gracias por tomarte el tiempo de leer.

 

Mtro. Alberto Francisco Garduño

Profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Twitter @albertofco9

 

Fuentes consultadas:

[1] Banco Mundial, “La discriminación contra las minorías sexuales limita el desarrollo de Latinoamérica”, 20/05/2022, [en línea] <<https://www.bancomundial.org/es/news/feature/2022/05/20/la-discriminacion-minorias-sexuales-limita-desarrollo-latinoamerica>>
[2] La minoría Romaní en Europa es una de las de mayor presencia y antigua data en el continente, sin embargo, sufren de una permanente discriminación. Con mayor notoriedad en los últimos años, los casos de xenofobia dirigida a los migrantes que llegan a Europa huyendo de diferentes conflictos en sus países de origen.
[3] Se recomienda la lectura de un libro pionero escrito por una mexicana, Emma Mendoza Bremauntz, publicado en Argentina por M.E.L. Editor, en el año 2005 y con 309 páginas. ISBN: 9871261063. Se puede consultar en las bibliotecas de diferentes escuelas de Derecho, especialmente aquellas especializadas en Ciencias Penales.
[4] Se recomienda la lectura de: Padgett, Humberto y Loza, Eduardo, “Las muertas del estado. Feminicidios durante la administración mexiquense de Enrique Peña Nieto”, pról. Lydia Cacho, México, Grijalbo, 2014.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí